Excursión al sex shop con tu pareja

Autor/a: Sílvia Catalán Categoria: Sexo 0 Comentarios

Hace algunos años los sex-shops o tiendas eróticas estaban mal vistos. Los locales donde se ubicaban estos comercios se esforzaban en aparentar una normalidad que sabías que no existía en el mismo momento en el que tenías que atravesar una puerta con vidrios tintados al más puro estilo clandestino.

 

En aquellos tiempos que te vieran entrar o salir de un sex-shop no era ni siquiera un reflejo de las peores pesadillas de vergüenza y humillación para muchos. Por aquél entonces, los sex shops se entendían casi como antros de perversión donde los hombres iban a comprar pornografía y a ver películas o chicas en los peep-show.

 

Hombre en sex shop

 

Por suerte parece que las cosas están cambiando. Hoy en día si paseas por grandes ciudades (y por algunas no tan grandes) puedes encontrarte con locales dedicados a la venta de artículos eróticos y completamente abiertos al público. Muchos de estos locales se anuncian ya con grandes letreros, sin querer esconderse. Las ventanas son trasparentes, entra luz natural, la gente no acostumbra a entrar a escondidas a ellos, etcétera.

 

Está claro que aún estamos alejados de la supuesta normalidad que se pretende conseguir con estas tiendas, aún son muchos los que se sienten cohibidos al entrar a una los que ni siquiera se atreven a pensarlo.

 

 

 

 

Imaginación y diversión al poder


 

Las tiendas eróticas no son más que jugueterías para adultos. De hecho eso es el sexo, el juego de los adultos. Debería ser una de las diversiones de los que ya no nos divertimos tanto jugando al pilla-pilla o a las muñecas.

 

Y así deberíamos entrar a los sex-shops. Con los ojos bien abiertos y predispuestos a descubrir nuevos juguetes que nos ofrezcan experiencias de juego nuevas y diferentes, o que mejoren las que ya tenemos. Deberíamos pasear entre los productos tocando, mirando, explorando y preguntando a los vendedores, que son los que mejor conocen los productos.

 

 

 

 

Poned un poco de salsa a vuestra vida sexual.

 

Imagina que eres un niño o una niña de unos 7 años. ¿Se te ocurre mejor compañía para visitar una tienda de juguetes que tu mejor amigo o amiga? ¿Se te ocurre mejor manera de jugar que con él o ella?

 

Pues imagínate lo que implicaría visitar una tienda de juguetes para adultos con tu pareja. Con aquella persona a la que has elegido para compartir tu presente. ¿Qué mejor compañía de juegos y descubrimientos?

 

Haced la prueba. Os propongo que os organicéis una cita: una excursión al sex-shop.

 

  • Escoged un día que no tengáis compromisos, para poder dedicar todo el tiempo que sea necesario o que os apetezca a la tarea.
  • Elegid una tienda erótica que os guste a los dos, si no conocéis ninguna pedid consejo o buscad por internet, hoy en día casi todas las tiendas eróticas tienen su página web con fotografías y productos.
  • Elegid también un restaurante o un lugar bonito fuera de casa donde podáis pasar un rato agradable sin que nadie os interrumpa.
  • Acercaos a la tienda que hayáis escogido y entrad cogidos de la mano. Vais de excursión y vais a explorar juntos, hacedlo también físicamente.
  • Una vez dentro, dedicaos a mirar todo, fijaos en aquellas cosas que os llaman la atención y si hay algo que no conozcáis preguntad a la persona que esté atendiendo, seguro que os lo explica a las mil maravillas. No tengáis ningún reparo en preguntar, sólo preguntando se llega a conocer y entender.
  • Cuando hayáis visto toda la tienda separaos y daos una vuelta solos. Cada uno por vuestro lado. De todos los productos que veáis, escoged uno cada uno, el que más os gustaría llevaros a casa.
  • Encontraos de nuevo y mostraos lo que habéis escogido. Si os apetece, compradlo.
  • Dirigíos al lugar bonito o restaurante que hayáis escogido y comentad tranquilamente lo que habéis visto en el sex-shop. Explicaos el uno al otro por qué habéis escogido el producto en concreto y cómo os gustaría utilizarlo.
     

Pareja coqueteando

 

  • Disfrutad de vuestra cita e imaginad cómo sería utilizar el producto, intentad provocar al otro con vuestra imaginación y vuestras palabras. Lo que surja de ahí, quedará entre vosotros.

 

Por supuesto, también tenéis la opción de sentaros frente al ordenador y visitar tiendas eróticas online. La experiencia sensorial no es igual (no puedes tocar, ni oler, ni sentir los productos) pero puede ser una buena manera de empezar a poner la imaginación en marcha.

 

Lo importante es que os activéis para jugar juntos a vuestro juego favorito.

 

 

 

 

Escribe tu comentario:

Cualquier comentario que envies será moderado.
Utiliza ortografía correcta y se amable si quieres que los demás lo sean contigo.

Toda la información enviada será utilizada únicamente para procesar el comentario y responderlo si fuera el caso.

Gracias :-)

Trackbacks

Actualmente no hay Trackbacks.